Posts Tagged ‘prostituta’

Dalia Negra

enero 24, 2010
El 15 de enero de 1947 a las siete y media de la mañana en la calle 39 con la avenida  S. Norton, una ama de casa californiana acompañaba a su hija al colegio. Las dos caminaban tranquilamente cuando la niña señaló a su madre algo que había visto en un solar adyacente, una especie de maniquí partido en dos.  Cuando la madre se acercó a comprobar qué era y se dio cuenta de que no era un maniquí roto, aterrada, dejó escapar un chillido. Luego aseguraría haber visto el faro de un coche que aceleró al oír su grito.

El maniquí que señalaba la niña resultó ser el cuerpo desnudo descuartizado de una joven a la que habían cortado por la cintura y colocado con las manos sobre la cabeza y con los codos y hombros doblados en ángulos rectos. Los pechos tenían quemaduras de cigarrillo y la boca había sido cortada desde la comisura de los labios hasta las orejas, tortura conocida como “Sonrisa de Glasgow” (práctica que llevaban a cabo las bandas criminales de Glasgow y que han imitado en otros lugares) o “Sonrisa del Payaso”. La cabeza de la víctima había sido golpeada hasta hacerla irreconocible. Tenía mutilaciones por todo el cuerpo, la más llamativa un profundo corte en el muslo izquierdo. Además, había marcas de ligaduras en las muñecas y en los tobillos, que indicaban que había sido maniatada fuertemente durante una sesión de tortura que había durado unas 72 horas, según el informe del comisario que se encargó del caso. El asesino había desangrado los restos de su víctima según el procedimiento kosher judío.

Gracias a las huellas dactilares pudieron conocer el nombre de la víctima, Elisabeth Short, una chica de 23 años que, como tantas otras, había llegado a Hollywood a los dieciocho años para iniciarse como actriz, pero había acabado metida en el mundo de la prostitución. A Elisabeth se la conoció como Dalia Negra, no se sabe si fue invención de los periodistas o no, pero este nombre se debía a  que siempre vestía con pantalón y jersey negros y a su larga melena negra, que el asesino lavó y tiñó de rojo antes de dejarla en el cruce de la calle 39.
La historia de esta bella prostituta dio lugar a varias películas: La Dalia Negra de Brian de Palma o Confesiones verdaderas, basada en la novela de Gregory Dunne. Algunos especuladores dicen que este asesinato estaba relacionado con el “Asesino del Torso“, aunque la realidad es que nunca se encontró al culpable y que el caso estimuló a más de una mente enferma, que confesó haber practicado vivisecciones a sus víctimas.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.